Beschreibungen*

„Wir werden zur Beobachtern, indem wir rekursiv Repräsentationen unserer Interaktionen erzeugen. Dadurch, daß wir mit mehreren Repräsentationen gleichzeitig interargieren, erzeugen wir Relationen, mit deren Repräsentationen wir sodann integrieren können. Diesen Prozess können wir rekursiv wiederholen, verbleiben damit aber immer in einem Interaktionsbereich, der größer ist als der Bereich der Repräsentationen.“2


Para el biólogo chileno Humberto R. Maturana la función esencial que poseen la descripciones es nada menos que la de crear un ‚medio’ por el cual interactuamos con nuestro entorno – ya sea natural o social.

Los seres humanos somos seres racionales que utilizamos el lenguaje para interactuar con el mundo. Es decir que antes de poder establecer una relación con el mundo o con ‚el otro’ necesitamos describirlo, representarlo. De esta forma objetivisamos lo ajeno y lo hacemos a la vez propio para poder manipularlo, para establecer un dialogo, para incorporarnos al mundo. Pero según Maturana no estamos solos en este proceso, todo ser vivo requiere de descripciones para interactuar con su entorno. „Lebende Systeme sind kognitive Systeme, und Leben als Prozess ist ein Prozess der Kognition“3 y mas adelante „ Die Sprache ist die kognitive Bereich des Menschen“4

Vivimos en un medioambiente rodeados de seres vivos que apreciamos y describimos cognitivamente y a su vez somos una descripción de estos seres vivos a través de la cual ellos se comunican con nosotros. Esta interacción es esencial para nuestra supervivencia y es el soporte en el cual nos movemos para realizar nuestro encuentro con el mundo. Esta es la condición ineludible del estar-en-el-mundo.

Pero qué es exactamente esa descripción? Yo la entiendo como una suma de lenguajes que no solo se reduce al lenguaje verbal sino que también es parte esencial del lenguaje gestual, estético, legal / jurídico, político, económico, socia y cultural. Todos estos son niveles descriptivos y son por lo tanto niveles de representación con los cuales interactuamos pero también ‚a través’ de los cuales interactuamos con el entorno. Esta compleja construcción de interrelaciones entre descripciones de las distintas áreas de nuestro entorno y las interrelaciones entre éstas y el entorno físico en las que se implantan es lo que llamamos mundo. Nuestro mundo por consiguiente es una descripción del mundo. Es la ‘idea‘ que nos hemos hecho del mundo. Aunque no debemos entender a esta ‘idea‘ como algo ajeno a nosotros, sino que es el producto de la interrelación entre nuestro entorno y nosotros mismos y está afectada tanto por los estímulos sensoriales como conceptos socio-culturales preconcebidos y las experiencias individuales de cada uno de nosotros. La ‘idea‘ no es algo rígido o perpetuo sino que evoluciona. A medida que a través de nuestras interacciones se transforma también nuestro entorno, nuestra descripción del entorno se transforma con él. De esta manera cada área de descripción posee una historia que es la misma historia que estudiamos en nuestras instituciones académicas para ‚entender’ el estado actual de nuestro entender.

Una descripción es un substituto, un guante con el que tocamos las cosas, un instrumento. „Wir bringen die Welt hervor, die wir leben.“5 Lo paradójico es que solo seamos capaces de interactuar con el mundo interactuando con la descripción del mundo.
Hemos descubierto a través de los siglos que una descripción, una idea, un concepto, una representación, no está meramente atada a su ‚objeto’ referencial sino que puede independizarse y evolucionar en niveles que llamamos ‚abstractos’ y que están aparentemente desliados de lo que llamamos ‚realidad’. Es de este modo que nos vemos forzados a crear descripciones para interactuar con nuestras descripciones generando una nueva dinámica evolutiva que afecta a la vez la producción y evolución de descripciones en otras áreas de nuestra existencia. Así es como una descripción puede alterar el modo de interactuar con ciertas áreas o niveles de nuestro entorno, alterando a veces de manera drástica las jerarquías de interacción perdiendo de esta forma la noción objetiva de si mismo y provocando una situación donde el ser humano es siempre sujeto y su entorno es siempre objeto. Es decir, donde la manipulación se da siempre en un sentido.
Entonces; „Durch Vermengung der Bezugssysteme und dadurch, daß in einem Bereich mit Relationen argumentiert wird, die für ein anderen (Bereich) gelten, läßt sich alles rechtfertigen.“6

Terminamos desenvolviéndonos en una construcción de descripciones de diferentes grados evolucionando ya casi paralelamente al mundo natural que hemos re-construido a imagen y semejanza de nuestras descripciones.

No hay tarea mas ambiciosa y necesaria que la de definir /describir al otro y al mundo. Pero todo acto de descripción implica de por sí un acto de poder. Un intento de supeditar al otro bajo las leyes propias que definen ‘nuestro’ mundo y que nos sitúan en su epicentro. Las descripciones que privilegian nuestros intereses por sobre los intereses del otro – sea un grupo social o un grupo de seres vivientes – y que pueden ser negociadas o bien impuestas. El que define al mundo, el que describe la realidad, decide las normas, clasifica lo bueno y lo malo, juzga los actos y situaciones y ordena las cosas y seres que pueblan la ‘realidad‘. Allí radica la esencia del poder artístico, filosófico y político.

  1. En Alemán: * Descripciones
  2. Humberto R. Maturana, „Biologie der Realität“, Suhrkamp Taschenbuch Wissenschaft 1502, Frankfurt am Main 1998, Alemania. Página 33: „ Devenimos en observadores en el mismo instante en el cual generamos recursivamente representaciones de nuestras interacciones. Y por tanto que interactuamos al mismo tiempo con varias representaciones, establecemos relaciones entre ellas con las cuales podemos interactuar a través de otras representaciones. Podemos repetir este proceso recursivamente pero nos quedamos siempre en el mismo nivel de interacción que es a su vez mayor que el nivel de sus representaciones.“
  3. Idem; página 32: „Los sistemas vivientes son sistemas cognitivos y la vida como proceso es un proceso cognitivo.“
  4. Idem; página 201: „ El lenguaje es el área cognitiva del ser humano.“
  5. Idem; página 20: „ Nosotros creamos el mundo en que vivimos.“
  6. Idem; página 92: „ Por medio de la multiplicación de los sistemas de referencia y debido a que en un area se argumenta con relaciones que son válidas en otras areas es posible justificar todo.“

See also: Three Anachronisms, Statements

Confusion in the Garden

Comentarios con respecto a un relato bíblico

03lundnacht01

Confusion in the Garden, installation view – Mario Asef © Lund 2007

En el relato bíblico de la Torre de Babel se cuenta la historia de la caída del imperio Babilónico en donde los hijos de Jehová son los mismos Babilonios y a la vez representan simbólicamente a la humanidad entera. Estos son castigados por dios al pretender construir una torre que alcance los cielos e iguale al poder celestial. El método que dios utiliza para detenerlos en su industria es la palabra y crea así distintas lenguas que dividen a los mortales incomunicándolos entre sí haciendo imposible la culminación de sus propósitos.

El momento histórico del relato sucede aproximadamente en el siglo 6. A.C. cuando el imperio Babilónico se hallaba en su apogeo, su gloria militar y su mayor expansión territorial como así también, aunque no paradójicamente, en su ocaso.

Los constructores de la torre fueron muy distintos a sus ingenieros, pues eran esclavos, prisioneros de guerras y no gozaban de los derechos civiles de cualquier habitante regular de Babilonia. De ahí la variedad de idiomas que ayudaron a dios a confundir los planes de aquella construcción.

La historia se remite a la ruptura del imperio como forma de castigo divino que obligó a los Babilonios a huir y mezclarse entre otros pueblos para sobrevivir.

Según arqueólogos la torre del relato bíblico se encuentra en Ur y fue un Zigurat (templo Babilónico de forma piramidal) dedicado al dios Baal; el principal dios Babilónico encargado de otorgarle vida a la naturaleza. De ahí se deduce el nombre de Babel, que según la lengua en que se lo interprete puede significar “Puerta de Baal” o “Puerta Celestial” (del Babilonio: bab-ilu) como así también “Confusión” (del Hebreo: balal). Esta última parece ser una interpretación mas bien sarcástica que los redactores del relato bíblico hicieron del nombre original Bab-ilu.

El interés que despertó la torre como objeto arquitectónico mítico de condiciones sobrenaturales tanto como su moraleja carecen hoy, a mi parecer, de importancia. Sin embargo vista la historia como una metáfora para describir un proceso imperialista de expansión territorial que alcanza su cúspide y al mismo tiempo su decadencia – pues una vez alcanzada la cúspide no existe camino que no descienda; una vez alcanzado el polo norte todos los caminos conducen al sur – se nos presenta una interpretación del relato que va más allá de todo discurso moral y ético exponiendo un proceso de expansión poblacional que lo equipara con los mismos procesos de expansión en las ciencias naturales.

Entonces también nos habla de una unidad social mantenida por la fuerza. De hombres sometidos al trabajo arduo y a la asimilación cultural forzosa por mera subsistencia.

Visto de este modo, la intervención de dios más que un castigo vendría a representar una liberación. Dios, que es la entidad que rige las leyes naturales, hace que se desmorone la torre antes de haber alcanzado su cúspide y libera así a los esclavos devolviéndoles sus lenguas natales y condena a los imperiales al anonimato perpetuo, a su dispersión que vendría a implicar también su desaparición (en francés: dispersion < > disparition).

Pero el otro tema que nos preocupa aquí es la sordera. En este caso la confusión de lenguas expresa la imposibilidad de gobierno. La sordera vendría a ser así la afluencia excesiva de información acústica no descifrada o descifrable. Si despreciamos  la lengua extranjera es porque no la comprendemos. Nos burlamos de ella para refugiarnos en nuestra visión del mundo. Pues cada idioma está expresando una determinada noción del mundo y lleva implícito en sí una estructura específica de pensamiento. Es decir que el querer dominar una lengua implica de por sí el querer ser partícipe de una visión del mundo.

En medio de esa maza acústica indescifrable de Babel, comenzamos a escuchar cuando nos confrontamos con nuestro propio idioma al que diferenciamos inmediatamente del resto del caos idiomático. Y que hasta lo escuchamos con más nitidez o con una claridad sonora que en idiomas ignorados nos es ajena.

02babelprintA1

Confusion in the Garden, poster A1 – Mario Asef © Lund 2007

Si se releen los párrafos anteriores se puede percibir en cada uno de ellos una especie de etnocentrismo que afecta mi relato pseudo-objetivo de los conceptos que componen este texto. Pero también hay una carga cultural que está desvirtuando de antemano la información original de la que me he servido para componerlo. A mi parecer este etnocentrismo cumple la función específica de confirmación de nuestra identidad cultural la cual  exponemos en primer plano para justificar nuestra jactada existencia. Para poner a nuestros actos en el epicentro histórico de la humanidad. Para elevar la importancia de nuestra cultura por sobre la existencia de las demás culturas.

 

Seguimos construyendo torres de Babél. Seguimos alimentando un pensamiento monocentrista /monocausal.

De la abstracción a la concreción

01-y

View A-A’, wall-drawing, insulating tape and nails on wall, 312 x 597 cm – Mario Asef © 2011

El dibujo mural View A-A’ realizado en el espacio de exhibición Essays and Observations en Berlín en el año 2011 resultó de la interrogación acerca del término ‘abstracción’ en las artes. En un intento de devolverle a éste un significado plausible y a la vez compatible con otras disciplinas.

En el muro divisorio de los dos espacios que conforman la galería realicé en una de sus caras un dibujo técnico en escala 1:1 del espacio arquitectónico situado detrás del muro. El material empleado para este propósito fue una cinta adhesiva de PVC gris que por su condición elástica fue fijada con clavos a la pared para impedir su contracción.

El dibujo representaba en trazos simples los muros y ventanas de la habitación trasera. El muro de esta forma cumplía la tarea de soporte del dibujo quedando superpuesto al motivo representado. Desde el punto de vista del observador, las líneas en la pared no parecían cumplir ninguna función y mas bien estar desplegadas al azar; no siendo el observador conciente de la representación a la cual estas estaban sometidas.

Semanas mas tarde se quitaron los clavos que impedían la contracción de la cinta de PVC, la cual, como es natural comenzó lentamente, a lo largo de los 7 días posteriores, a contorsionarse y a despegarse de la pared rechazando su condición de ‘medio de representación’ para concluir exponiéndose a si misma.

08-y

View A-A’, wall-drawing, insulating tape and nails on wall, 312 x 597 cm – Mario Asef © 2011

A ≠ A’ ≠ a ≠ a’

01

Die Repräsentation als Wirklichkeit, infographic, xerox print A4 – Mario Asef @ 2007

Abstraction is a process by which concepts are derived from the usage and classification of literal (“real” or “concrete”) concepts, first principles, or other methods. “An abstraction” is the product of this process—a concept that acts as a super-categorical noun for all subordinate concepts, and connects any related concepts as a group, field, or category. [1]

Abstractions may be formed by reducing the information content of a concept or an observable phenomenon, typically to retain only information which is relevant for a particular purpose. Abstraction (disambiguation)

La abstracción en su esencia es un verbo. Abstracción se define como el producto que resulta del ‘abstraer’ un factor específico –información, esencia, idea, etc. de un objeto o concepto determinado. El acto de extraer es la condición básica del ‘abstraer’ y el producto que llamamos ‘abstracción’ deviene en algo equivalente que posee ya un nombre propio – sustantivo, concepto, representación. Todos estos son abstracciones. Una palabra es la abstracción de un objeto, ser, acto o idea. De ahí que el acto de abstraer sea inherente a la acción de representar. Una idea es siempre abstracta al igual que su representación. Por ende la abstracción es inherente a la representación. Sin un abstraer no existe un representar aunque la abstracción no siempre devenga en representación.

El acto de abstraer es cotidiano y constituye el proceso básico para la generación de descripciones [2] del mundo. Somos tan susceptibles al uso de abstracciones que tendemos a obviar el medio de representación para focalizarnos en el motivo representado. Confundimos verbalmente la representación de un objeto con el objeto mismo. Le otorgamos a la fotografía el don de ‘congelar’ un momento para siempre. Confundimos nuestra memoria con los datos codificados por un video. Pretendemos reemplazar nuestra personalidad con nuestra identidad en las redes sociales.  En fin; nos esforzamos por sustituir la realidad [3] por su representación. [4] Nos movemos constantemente a través del uso de representaciones. Y nuestras representaciones se mueven en el área de nuestros deseos y decepciones –es decir, en el área de comprobación, realización y confirmación del mundo. Nuestras representaciones son tan reales como lo puede ser cualquier objeto o ser vivo ya que todo lo que creamos es real. El conflicto se da al confrontarnos con la idea de la existencia de una realidad absoluta separada de nuestras representaciones. Lo absoluto es una representación extremadamente simplificada de una condición. Lo absoluto existe como idea, como descripción. Y por ende no puede estar desliado de nuestras percepciones. Pero como construcción cognitiva lo absoluto no es una condición a priori del mundo extrahumano. Lo real es para nosotros la descripción de la realidad. Realidad y su descripción se confunden entre si y las discusiones sobre términos y condiciones de lo real son discusiones basadas en las diferencias descriptivas de la realidad. Pues lo real es abstracto; las texturas, el olor, el sabor, la luz, los sonidos y todas sus cualidades son abstractos. Nuestras ideas, conceptos y construcciones mentales son abstractos. Todos son descripciones de nuestras interacciones con nuestro entorno y son tan reales como nuestro entorno mismo. Existen en la interacción y nos permiten manipular y actuar con determinación.

02

Die Repräsentation als Wirklichkeit, wall-painting, 11 x 67 cm – Mario Asef @ 2007


[1]  Jump up to Suzanne K. Langer (1953), Feeling and Form: a theory of art developed from Philosophy in a New Key p. 90: “Sculptural form is a powerful abstraction from actual objects and the three-dimensional space which we construe … through touch and sight.”

[2] Humberto R. Maturana, „Biologie der Realität“, Suhrkamp Taschenbuch Wissenschaft 1502, Frankfurt am Main 1998, Alemania. Página 33:  „Devenimos en observadores en el mismo instante en el cual generamos recursivamente representaciones de nuestras interacciones. Y por tanto que interactuamos al mismo tiempo con varias representaciones, establecemos relaciones entre ellas con las cuales podemos interactuar atravez de otras representaciones. Podemos repetir este proceso recursivamente pero nos quedamos siempre en el mismo nivel de interacción que es a su vez mayor que el nivel de sus representaciones.“

[3] Entiendace por ‘realidad’ al mundo objetivo, fáctico, exterior y por ‘real’ la descripción e idea que tenemos del mundo objetivo. Gottfried Gabriel, “Grundprobleme der Erkennntnistheorie von Descartes zu Wittgenstein”, UTB für Wissenschaft, Alemania 1993

[4] ver Jean Baudrillard, “Agonie des Realen” página 9, Merve Verlag Berlín, Berlín 1978